Constelaciones familiares: sanar las relaciones en el núcleo familiar

constelaciones_connexions_terapies_integrades

Las constelaciones familiares es una técnica para sanar las relaciones dentro del núcleo familiar. Cuando nacemos, nuestro mundo está formado por mamá y yo. Después entran en escena el padre, los hermanos, los abuelos y el resto de miembros que componen la familia. Las relaciones materno-filiales experimentadas durante la primera infancia marcan nuestro desarrollo personal y psicológico de tal modo que llegan a condicionar nuestras relaciones adultas.

Desde nuestro nacimiento, nuestro campo de energía individual entra a formar parte de un campo colectivo, a nivel familiar y social, que comparte paquetes de información que actúan en un nivel fuera del espacio y del tiempo.

Del mismo modo que heredamos el color de los ojos, la constitución física, las tierras y posesiones familiares, el estatus social, las actitudes y principios éticos y morales, recibimos de nuestros ancestros la información de sus cargas emocionales. Esto sucede aunque no seamos conscientes de ello. Podemos llegar a copiar patrones de conducta que rijan nuestro comportamiento, viviendo los mismos problemas y asumiendo determinadas cargas psicológicas como propias, como si nuestra vida fuera una réplica de la de nuestros antepasados.

¿Qué son las constelaciones familiares?

Es el nombre dado a la terapia desarrollada por el terapeuta alemán Bert Hellinger. El método se basa en una escenificación teatral en la que la persona que desea constelar para resolver un tema o conflicto elige a unos representantes, con los que no exista relación familiar, para que asuman el papel de los distintos miembros involucrados en el conflicto. La persona que constela se mantiene como observador y no interviene en el proceso, a menos que el facilitador lo considere oportuno.

Situados en un escenario metafórico, los representantes entran en contacto con el campo del grupo familiar. Se trata de estar atentos a las sensaciones corporales, las actitudes, los microgestos, las miradas y las emociones sutiles que reproducen el modo cómo se vivieron las relaciones y los vínculos afectivos entre los distintos miembros del sistema y que ponen de manifiesto el problema de fondo que está sin resolver.

¿Qué se consigue aplicándolas?

Lo curioso es que en cuanto se sintoniza con el campo familiar, los representantes empiezan a sentir lo mismo que sintieron los miembros representados. Lo interesante de este método es que cuando el terapeuta o facilitador introduce cambios en la escena representada para ayudar a la comprensión, al reconocimiento mutuo, a la aceptación y al perdón, los representantes sienten alivio. De esta forma, en un efecto espejo, se desbloquea el trastorno emocional que estaba en el origen del problema, permitiendo avanzar hacia su resolución.

Con este método aparentemente tan sencillo, la persona que hace la constelación y que no interviene en el proceso, al verlo como espectador puede descubrir las causas ocultas y las verdades profundas que estaban dificultando su comprensión de una situación.

Las constelaciones familiares utiliza las metáforas, un lenguaje que nuestro inconsciente entiende muy bien. Nos permiten que comprendamos y nos hagamos responsables de nuestras herencias. También conseguimos aceptar con respeto y por igual a todos los miembros del sistema, honrando a nuestros padres y abuelos, aceptando los hechos acaecidos y sus consecuencias, por dolorosos que sean, pero sin cargar con un sufrimiento que no nos pertenece.

¿Por qué vivir esta experiencia?

Siempre es mejor aceptar que negar una situación. Como dijo Jung “Lo que niegas te somete. Lo que aceptas te transforma”. Negar no libera, sino que nos ata al conflicto y perpetúa el sufrimiento. Por el contrario, lo que libera es la aceptación y la gratitud.

Poner una mirada exenta de juicos personales sobre un conflicto nos proporciona un estado superior de conciencia. Esto permite conocer, sanar y transformar nuestras relaciones familiares de un modo que va a facilitar que hagamos cambios profundos y duraderos que mejoren significativamente nuestras relaciones dentro y fuera del núcleo familiar.

Con la comprensión, se restablece la armonía. Con la armonía se alivia el malestar que originaba el conflicto y se permite avanzar hacia su resolución.

 

Fragmento extraído del libro “Constelaciones familiares. Guía para conocer y sanar las relaciones en el núcleo familiar” Paula Jiménez Huertas. Si tienes cualquier duda, contacto con nosotras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Get started

If you want to get a free consultation without any obligations, fill in the form below and we'll get in touch with you.